domingo, 13 de abril de 2014

Leche frita sin azúcar

 Mientras preparaba las fotos de esta receta mis hijos empezaron a coger flores del patio y a dármelas.

margaritas, flor de ciruelo y dientes de león

No sé si os habréis dado cuenta, pero muchas de las recetas de dulces que tengo publicadas, intento que no lleven demasiado azúcar, a veces incluso empleo harinas integrales con el fin de reducir la cantidad de hidratos de carbono refinados, añado fruta, en fin, que a pesar de lo golosa que soy, como reconozco que abusar de los dulces no es bueno, intento que esos dulces no sean una bomba de relojería.

Leche frita sin azúcar

La alimentación sana me ha preocupado desde siempre, por lo que no dejo de leer artículos y libros relacionados con este tema. Hace una semana exactamente que he terminado el curso de nutrición de Coursera que hace un tiempo os comenté, y aunque no es el primer curso de nutrición que hago si es el que más me ha gustado, y no sé si volverán a hacerlo, pero desde luego que os lo recomiendo.

Leche frita sin azúcar

Así que con mi curso recién terminado, ahora más que nunca pienso en recetas saludables y en comer bien y sano. Por eso mi propuesta de hoy va encaminada en esa dirección: leche frita sin azúcar. Y no os voy a mantener en ascuas por más tiempo, he usado como edulcorante dátiles. Ni stevia, ni sorbitol, ni tagatosa, ni mucho menos cosas artificiales como aspartamo o acesulfamo, que por mucho que los estudios digan que son seguros yo para mi no los quiero.

Leche frita sin azúcar

Casi todas las frutas desecadas son muy dulces, pues ¿porque no aprovechar esos azúcares, que son más sanos que la sacarosa, la fructosa y la mayoría de cosas que nos venden?

Leche frita sin azúcar

Para los que no tenemos problemas de azúcar es una alternativa buenísima, y para quienes sí lo tienen, pues resulta que el índice glucémico de este postre elaborado con dátiles es moderado, así que según tengan el nivel de insulina o según la actividad que vayan a desarrollar, podrán tomarlo sin problema. De esto me ha informado Ana. Ana, desde Diabetes en la red, analiza más que en profundidad muchos aspectos de esta enfermedad. Tiene un hijo diabético, y si os queréis informar en serio sobre la diabetes sólo tenéis que entrar en su blog y echarle un vistazo, porque no sé si habrá alguien que controle de esto tanto como ella.

Leche frita sin azúcar

Y sin más aquí os dejo la receta:

Ingredientes:

20 dátiles
poco más de 500 ml leche entera
3 huevos
80 g maicena
harina de trigo para rebozar
un palo de canela
corteza de limón
1/2 cucharadita (tsp=2,5 ml) de esencia de vainilla
una pizca de sal
mantequilla
aceite de oliva virgen extra

- quitamos el hueso de los dátiles, los troceamos y los añadimos a 450 ml de leche junto con la canela, la vainilla, la sal y la corteza de limón. Calentamos la leche, y cuando rompa a hervir lo ponemos a fuego muy lento para que lo hierva despacio, de ese modo haremos una decocción de los dátiles, que dejarán la mayor parte de sus azúcares disueltos en la leche.  Lo dejaremos así como mínimo media hora. Cuando probemos la leche y esté dulce, y un trozo de dátil y esté sin sabor, es que ya está.
- colamos la leche para quitar todos los sólidos y como se habrá evaporado parte de esta añadimos lo que se haya evaporado hasta completar los 450 ml iniciales
- aparte, separamos dos yemas de sus claras, las batimos con la maicena y a continuación añadimos los 50 ml de leche restantes. La leche deberá estar fría o a temperatura ambiente.
- ponemos a calentar la leche que acabamos de colar, y cuando esté a punto de hervir le añadimos la mezcla de la maicena con los huevos. Calentamos y damos vueltas hasta que la mezcla espese y entonces lo vertemos en una fuente rectangular que antes habremos engrasado con mantequilla
- dejamos que la mezcla se enfríe, primero a temperatura ambiente y después en el frigorífico. Una vez fría cortamos cuadrados de unos 4 ó 5 cm de lado, los rebozamos con un poco de harina y huevo batido, y los freímos en aceite bien caliente, pero que no eche humo. Al sacarlos de la sartén los pondremos sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite
- si queremos espolvoreamos por encima cada porción con un poco de canela en polvo, y si no ya están listas para tomar.

Leche frita sin azúcar

Sugerencias:

- si con la cantidad de dátiles que os indico no os resulta muy dulce para vuestro gusto siempre podéis añadir más
- como ya os he dicho en otras ocasiones intentad comprar maicena ecológica, porque así os aseguráis de que no está hecha a partir de maíz transgénico
- la canela ayuda a bajar el nivel de glucosa en la sangre
- si en vez de dátiles tenéis uvas pasas u orejones también los podéis usar para endulzar
- de sal es una gotita nada más lo que tenéis que añadir, tan sólo para que resalte más el sabor dulce

lunes, 7 de abril de 2014

Compota con arroz

Hoy traigo una especie de variación del arroz con leche. Esta receta esta pensada para que la puedan tomar los bebés justo cuando se les empieza a introducir los alimentos sólidos.

Datiles, pasas, arroz, plátanos y manzana

Por supuesto, tratándose de algo para bebés está hecha sin  azúcar, sin leche, sin huevos y sin gluten por lo que también es adecuada para aquellas personas que no puedan, o no quieran, comer alguno de esos alimentos.

Compota con arroz

Se trata de una compota de frutas, en pero con un poco de arroz cocido, lo cual hará que el bebé tome mas calorías que si sólo tomara fruta, por los hidratos de carbono del arroz, pero también puede ser un truco para que aquellos bebés a los que les cuesta tomar la fruta, se animen a comer un poco, al estar disimulada con el arroz.

Compota con arroz

Recuerdo con mi primer hijo, que la pediatra me recomendó que si no le gustaba la papilla de fruta, le añadiera cereales. Yo me quedé super extrañada, al fin y al cabo todavía era muy novata en estas cosas. Mi hijo no tuvo problemas con las frutas, le encantaban. Con un año se comía los plátanos a mordiscos él solito. Pero lo que sí sé, es que si hubiera tenido algún problema en vez de añadirle cereales hidrolizados de los que venden en las farmacias, le hubiera hecho esta compota, que me parece una alternativa más natural y más barata, porque no tengo ni idea de lo que cuestan esos cereales, nunca los he comprado, pero seguro que son más caros que un paquete de arroz, y encima duran menos.

Compota con arroz

Y aunque cualquiera puede comer esta compota, si lo queréis adaptar y hacerlo un poco menos de bebés, en las sugerencias os explico cómo lo podéis hacer.

Ingredientes:

25 g de arroz
10 dátiles
250 ml agua para el arroz
1 manzana reineta
 media docena de uvas pasas sin pepitay previamente maceradas en agua
plátano

- lavamos, pelamos y troceamos la manzana y la ponemos a cocer, con un poco de agua, hasta que se quede muy blanda, como una compota
- deshuesamos y troceamos los dátiles y hacemos con ellos una decocción con los 250 ml de agua. Dejamos que cuezan despacio hasta que el agua esté bien dulce, al menos durante media hora. La mejor manera de comprobarlo es probar de vez en cuando el agua, y un trocito de dátil. Si el agua está dulce y el dátil no, es que ya está
- colamos el agua para retirar los dátiles. La ponemos de nuevo a calentar, y cuando rompa a hervir añadimos el arroz y lo cocemos como solemos hacerlo normalmente. En este caso, al tratarse de una compota para bebés, mejor que el arroz se quede un poco pasado, y si queréis podéis dejarlo incluso un poco caldoso
- una vez cocido, mezclamos el arroz con la compota de manzana, con rodajas pequeñas de plátano y con las uvas pasas.

Compota con arroz

Sugerencias:

 - esta receta es apta a partir de los 6 meses de edad, siempre y cuando a los bebés ya se les haya introducido todos los alimentos que lleva
- la cantidad de arroz que he puesto es pequeña, pero a pesar de todo seguro que para un bebé es enorme
- podéis cambiar las frutas por otras que tomen vuestros hijos
- como siempre os digo, no es necesario triturar con la batidora la comida de los bebés, simplemente si os parece la podéis aplastar con un tenedor. No tengáis miedo, porque no se van a atragantar, pero si que empezaran a masticar y aceptarán antes los alimentos sólidos.
- si el bebé está estreñido no le deis esta compota
- para los mayores, podéis cocer el arroz en leche de vaca, de avena o de lo que os guste, y para endulzarla podéis hacer lo mismo, una decocción con dátiles, cuantos más dátiles echéis más dulce estará.
- podéis añadir otras frutas o frutos secos, como piñones, nueces, arándanos, las posibilidades son enormes
- además, lo notaréis más dulce si lo tomáis aún templado en vez de frío. La temperatura hace que resalte más el sabor dulce.

Compota con arroz

jueves, 27 de marzo de 2014

Pastas rústicas de nata

Hoy os traigo unas pastas. ¡Después de estar a dieta de dulces durante las últimas entradas, por fin tocaba un pequeño goloseo!.

Pastas rústicas de nata

La receta original es una receta típica de las que suelen hacer las mujeres en los pueblos. Me la dieron este verano, y yo os la traigo hoy un poco cambiada. En primer lugar, las cantidades las voy a dar en gramos, porque en su día a mi me la dieron con vasos y cucharadas y creo que esas medidas son muy imprecisas.

Pastas rústicas de nata

Y en segundo, lugar porque yo no he usado nata "de verdad", como hice en las galletas de nata, sino nata de la comprada, y eso cambia un poco las cosas. Pero a pesar de todos los cambios han salido unas pastas deliciosas, y por eso os las traigo aquí.

Pastas rústicas de nata

A veces se las doy a mis hijos para el almuerzo del cole, ¡les encantan! y me parece bastante sano, a pesar de que lleven azúcar, porque realmente la cantidad de azúcar que llevan no es demasiada. Y siempre será mejor llevar un par de estas pastitas, que cualquier producto de bollería comprada por ahí.

Pastas rústicas de nata

A mi me gusta tomar una después de comer, con un café. Ya sabéis que soy muy golosa, y aunque sólo sea una, pero tengo que tomarla con el cafetillo. Para mi es el remate de una comida perfecta. 

Pastas rústicas de nata

Por lo general mis recetas no son demasiado laboriosas. La mayoría de nosotros vamos a mil por hora y aunque nos gustaría hacer de todo nos es imposible llegar, por eso hay que buscar alternativas que sean rápidas, pero a la vez que sean buenas y merezcan la pena. Pues estas pastas son para hacer así, en un pis-pas. Porque son de las de mezclar los ingredientes y hornear. En lo que se tarda más es en el horneado, pero lo bueno es que mientras el horno funciona, nosotros podemos estar atendiendo a otro asunto, así que realmente sólo nos van a entretener durante la preparación de la masa, que es muy poco tiempo.

Y para no robaros más de vuestro precioso tiempo, al grano, mirad cómo se hacen:

Ingredientes:

115 g nata
60 g aceite
70 g azúcar
1/2 cucharada = teaspoon de bicarbonato de sodio
un pellizco de sal
259 g harina de espelta blanca ecológica
50 g chocolate de cobertura
avellanas

- montamos la nata con la batidora y tamizamos la harina
- mezclamos todos los ingredientes menos el chocolate y las avellanas y amasamos hasta que nos quede una masa blandita, pero que no es pegajosa.
- hacemos bolitas del tamaño que nos guste, las aplanamos y hacemos un poco de hueco en el centro, apretando con el dedo, para colocar encima un poco de chocolate troceado junto con trocitos de avellana
- horneamos, en el horno precalentado, a 180ºC durante 20 minutos
- dejamos enfríar sobre una rejilla

Pastas rústicas de nata

Otros datos:

- yo usé aceite de girasol ecológico, lo compré en una feria y lo uso para repostería, creo que es la primera vez en la vida que he comprado aceite de girasol, pero si tenéis de oliva es perfecto
- la nata la monté porque se pareciera la textura un poco más a la nata "de verdad", aunque quizás sin montarla salgan parecidas
- en vez de espelta podéis emplear trigo, o harina integral, lo que más os guste
- la sal os recuerdo que se añade para que el sabor dulce se intensifique un poco, entre eso, y el chocolate con las avellanas, las pastas están super-ricas