lunes, 24 de noviembre de 2014

Solomillo de cerdo con cebollitas confitadas y membrillos

Este sábado fue uno de esos días que nos solemos escapar a comer al campo. Hacía tan bueno que daba pena quedarse encerrado en casa, así que en cuanto Óscar llegó a mediodía, empaquetamos la comida, la cargamos en la pick-up, cogimos también la mesa y las sillas y marchamos al monte.

cebollas rojas,  aceite de oliva y pimienta

Hay que aprovechar estos días soleados y templados porque por está época ya no abundan. Una comida en el campo y un paseillo después, y te cargas de vitamina D y de montones de energía positiva. Por lo menos yo en este tipo de salidas recargo las pilas a base de bien.

Y como nos pilla cerca de casa, pues la comida iba directamente en la olla, tan ricamente. Bien cerrada y calentita. Ni tuper ni nada, en la misma olla en la que la había hecho.

Esto me recuerda la primera olla que tuve cuando empecé a vivir yo sola. Era una olla muy pequeñita, de 18 cm de diámetro, una cucada, casi de juguete. ¡Perfecta para mi, que por entonces también vivía en una casita de juguete! ¿Alguna vez os habéis preguntado porque las cosas pequeñas nos parecen tan bonitas?

membrillos cocidos

Desde entonces, como se suele decir, ha llovido y ha escampado. La olla aún existe, pero se la dí a mi madre cuando yo me compré otra de tamaño familiar. Y os confesaré algo: soy adicta a la olla. Casi todos los días la uso. Hago en ella las legumbres, los purés y las verduras. La uso también para esterilizar ciertas conservas que requieren una temperatura y una presión mayores que las que se alcanzan con un simple baño maría. Y también hago en ella la pasta, el arroz y la carne. Si se controlan bien los tiempos y la presión la comida queda perfecta.

Solomillo de cerdo

Otro día os explicaré más cosas sobre la olla y las razones por las que me gusta tanto usarla. No sé si vosotros la usareis tanto como yo o si sólo lo hacéis de vez en cuando, pero la receta que os traigo hoy es perfecta para que la hagáis con la olla y veáis el resultado.

En otras ocasiones esta misma receta la he hecho en el horno, pero creedme si os digo que no merece la pena encender el horno, precalentarlo y tenerlo encendido después durante más de media hora, cuando en la olla, sin precalentar, se tardan como mucho 15 minutos. Es un gasto de energía, de dinero, y de tiempo.

Solomillo de cerdo con cebollitas confitadas y membrillos
Solomillo de cerdo con cebollitas confitadas y membrillos

Con esta receta voy a participar en el concurso de recetas para el Día de Reyes, que organizan la página Claudia & Julia y Top Chef la revista.

Aunque en realidad sirve para cualquier día, me parece una receta de lo más indicada para el día de Reyes por varias razones, la primera, como os acabo de comentar, por lo rápida que es de hacer.

Otra razón es que este solomillo es de esas recetas que ganan de un día para otro, con lo que se puede preparar la víspera. Así, mientras los Reyes Magos colocan los regalos, nosotros podemos ir haciendo la comida del día siguiente ;)

Solomillo de cerdo con cebollitas confitadas y membrillos

Los que tenemos niños pequeños sabemos el lío que se prepara en casa ese día. Nos gusta estar con los niños y disfrutar de su alegría y de la ilusión que les hacen los regalos. Incluso si tenemos suerte, puede que nos toque montar una granja de playmobil o algo parecido. Así que, cuando te das cuenta, se ha pasado más de media mañana y aún estás en pijama, sin duchar, las camas sin hacer, todo lleno de papeles y bolsas por el medio, ¡y la comida sin hacer! Solución: dejar la comida hecha el día antes. Así, incluso te puedes permitir el lujo de salir al bar de la plaza a tomar...¡un mosto!

Solomillo de cerdo con cebollitas confitadas y membrillos

Pues ¡manos a la obra!, os dejo con este solomillo al que no hay que hacerle nada especial para que resulte sabroso,  tierno y ¡delicioso! Y aunque la salsa que lleva es de cebolla, le daremos un toque especial acompañándolo con unas cebollitas confitadas (¡me encanta la cebolla!) y con membrillo. Con una buena ensalada no se necesita nada más para comer ese día. Bueno, excepto quizás un buen postre, que podría ser, por ejemplo, una deliciosa compota de frutas secas, sin azúcar, muy adecuada también en esta época del año.

Solomillo de cerdo con cebollitas confitadas y membrillos

Si aún no tenéis en vuestra despensa membrillos id buscándolos en el mercado. Sólo tenéis que conservarlos en un sitio fresco para que os aguanten hasta esa fecha. Yo los tengo en un porche que ahora está a unos 13ºC, así que en cualquier balcón o terraza, sobre todo si dan al norte, se os conservarán estupendamente.

Ingredientes:

(aproximadamente para 4 personas)
1 solomillo de cerdo
1 cebolla mediana (200 g)
125 ml caldo de verduras
300 g cebollitas para confitar
400 g membrillos (4 pequeños aprox.)
sal,
coñac
pimienta negra (molida y en grano)
aceite de oliva virgen extra

cebollitas confitadas:
- lavamos las cebollitas, las pelamos y las colocamos enteras en un cazo con unos 125 g de aceite. No es necesario cubrirlas enteras con el aceite, sólo hasta la mitad, ya que poco a poco su tamaño se irá reduciendo, con lo que el aceite terminará por cubrirlas del todo. Ponemos a calentar el aceite con las cebollitas y lo dejaremos cociendo a fuego muy muy lento, de este modo las cebollitas irán evaporando el agua que tienen y se cocerán en el aceite
membrillos:
- por otro lado lavaremos los membrillos y sin pelarlos, los cortaremos a la mitad y los pondremos a cocer en agua durante al menos 5-10 minutos, o más tiempo si son muy grandes, hasta que estén blandos pero sin que lleguen a deshacerse. Cuando estén cocidos les colocamos en un escurridor y esperamos a que se enfríen. Una vez fríos, les quitamos las semillas, incluyendo la zona de alrededor de éstas que es también dura, y los cortamos en gajos de aproximadamente 1 cm de espesor. En una sartén añadimos un poco de aceite, muy poco, lo justo para manchar el fondo, y cuando esté caliente colocamos encima las rodajas de membrillo para que se doren. Con cuidado, les damos la vuelta, para que queden igual por ambos lados
solomillo:
- cubrimos el fondo de la olla de aceite y pochamos lentamente la cebolla, picada en trozos muy pequeños, hasta que quede blanda y medio transparente.
- cuando la cebolla esté lista la retiramos de la olla y la reservamos aparte. En el mismo aceite colocamos el solomillo, lo doramos por toda su superficie, y cuando esté le añadimos sal y pimienta (en polvo y unos granos), la cebolla pochada que teníamos reservada, el caldo, y un chorrillo de coñac. Cerramos la olla y dejamos que alcance la presión máxima. Desde ese momento lo dejaremos cociendo durante unos 12-15minutos. Al cabo de ese tiempo retiraremos la olla del fuego.

A la hora de servirlo colocaremos en el plato una porción de solomillo acompañada por 2 ó 3 cebollitas y por un poco de membrillo.

Sugerencias:

- yo usé cebollas rojas porque tenía un resto en casa, pero podéis hacerlo con cualquier tipo de cebolla
- si no conseguís membrillos podéis hacerlo con manzanas reinetas, pero en este caso no es necesario cocerlas, sólo debéis hacer el paso de la sartén. A vuestra elección dejo que la peléis o no. Los membrillos tienen la piel muy fina y no es necesario, pero las manzanas igual la tienen algo más gruesa. En cualquier caso la piel es fibra, así que no nos vendrá mal
- si vuestros membrillos son muy grandes los podéis cortar en cuartos en vez de en mitades para que se cuezan antes. Pinchándolos con un tenedor o brocheta sabréis cuando se han ablandado
- si no tenéis caldo podéis añadir agua en su lugar
- si lo queréis hacer en el horno lo precalentáis primero y lo horneais a 180ºC durante unos 40 minutos. Como siempre os digo, este tiempo va a depender un poco de cada horno, y en este caso también del tamaño del solomillo, así que vigilad la carne para que no se os haga más de la cuenta. Os podéis ayudar también tapando con papel de aluminio la bandeja donde lo vais a hornear para que no se dore más de la cuenta.
- y si os apetece un primer plato o algo más acompañando a este solomillo, os recomiendo un puré de patata espesito o una rica sopa...por ejemplo ¡de cebolla! ;)
- en caso de que lo hagáis el día anterior, dejad el paso de freír los membrillos justo para el último momento, antes de servir la carne. En cuanto a las cebollitas con templarlas ligeramente, también un poco antes de servir el plato, será suficiente.

espino y cesto con hojas de roble secas

las estrellas de tela que veis como adorno son muy fáciles de hacer: tenéis que buscar, o dibujar vosotros mismos, un patrón de estrella, lo recortáis en un cartón y con esta plantilla marcáis sobre una tela blanca, con un rotulador de los que se usan para patchwork, que se borran con agua, o con un lápiz. Cogéis dos piezas de estrella, las encaráis y con hilo y aguja vais dando puntadas todo alrededor cerrando la estrella. Antes de cerrarla del todo metéis dentro un poco de miraguano lo repartís bien por el interior y termináis de cerrar la estrella.  ¡Es muy fácil de hacer, incluso para alguien que no sepa coser!. Podéis hacer estrellas de distintos tamaños y unirlas por medio de un lazo, cuerda o un trozo de rafia, para formar una guirnalda, o colocarlas de adorno en vuestro Árbol de Navidad.

estrellas de tela

viernes, 14 de noviembre de 2014

Tartaletas de membrillo

Desde que terminó el verano, el de verdad, o mejor dicho, desde que comenzó el curso escolar, no habíamos vuelto a tener ninguna visita familiar, pero el pasado domingo vinieron a pasar el día con nosotros una de mis hermanas con su marido y sus niñas, y la verdad es que se agradecen las visitas.

membrillos

Nosotros estamos siempre tan liados, entre la huerta y el trabajo, que no salimos a ningún sitio, al menos a ningún sitio llamado ciudad, ya que bodas, bautizos, comuniones y demás eventos siempre son en fin de semana. 

rosa, espadaña, níscalos, gallaritas

Por supuesto que la comida familiar fue en casa, y claro, todo, o casi todo, a base de productos de nuestra huerta, o de nuestro monte, como los níscalos que nos zampamos.

Puse un plato único, junto con una buena ensalada. En casa la ensalada no nos falta prácticamente ningún día, pero el domingo era obligatorio hacerla, ya que uno de nuestros invitados es diabético, y por eso el rico postre que tomamos, las tartaletas que os traigo hoy, fue también con cero azúcar añadido, y ha querido la casualidad que justo hoy, Día Mundial de la Diabetes os las traiga.
 
lavando membrillos

La única fuente de hidratos de carbono refinados que lleva este  postre es la harina, pero lleva una capa tan finita de masa, que junto con los trozos de fruta que tiene por encima y la fibra que éstos aportan, seguro que es tolerable para aquellos que tengan problemas de azúcar en la sangre.

membrillos en escurridor

Con estas tartaletas, además, compenso un poco el considerable chute de hidratos de carbono que os dejé aquí con el flan de castañas, así que Helena, si te pasas por aquí, que sepas que aunque lo de las castañas no lo puedas catar, lo que traigo hoy seguro que te encanta.


gajos de membrillos

Y como ya habréis leído en el título, y estáis viendo en las fotos, la fruta que llevan por encima es membrillo. Sí, habéis visto y leído bien, membrillo.

Es una fruta que nunca comemos en crudo y que parece que está condenada a servir sólo para elaborar el típico dulce de membrillo, pero no tiene porqué ser así.

tartaletas de membrillos

El año pasado fue un mal año de membrillos, en cambio, este año ha habido para dar y tomar. De hecho había tantos, que algunos no han podido engordar y se han quedado chiquitines. Pequeños y muy bonitos, ¡parecían de juguete!. Y precisamente con esos membrillos es con los que yo he jugado a las cocinitas y con los que he hecho estas increíbles tartaletas que tomamos de postre el domingo, acompañándolas, que todo hay que decirlo, con un chupito del estupendo licor de nueces verdes que este verano os expliqué cómo hacer por facebook, y que si Dios quiere la próxima primavera publicaré, para que si os gusta lo podáis hacer.

tartaletas de membrillos y té
tartaletas de membrillos
tartaletas de membrillos

Y volviendo a las tartaletas, son tan versátiles que si no disponéis de membrillos también podéis prepararlas con otro tipo de fruta, como peras, o manzanas.

Son pura delicatessen. La masa es crujiente y muy ligera, no empalaga, y sin llevar ni un solo grano de azúcar ni ningún otro tipo de edulcorante, tiene el dulzor exacto. El acidillo del membrillo, junto con la masa forman una combinación de sabores perfecta y armoniosa.

tartaletas de membrillos

Es una manera distinta de tomar fruta, y sobre todo, de tomar un tipo de fruta que normalmente tomamos con gran cantidad de azúcar, y que en este caso el azúcar "ni lo huele".

tartaletas de membrillos

Os aseguro que es un postre con el  que sorprenderéis a vuestros invitados, igual que hice yo, porque no sospechaban que la deliciosa fruta que estaban comiendo fuera membrillo. Es uno de esos postres que debemos anotar en nuestra lista de "comidas para invitados", porque vais a quedar mejor que cualquier masterchef ;)

Yo, por mi parte, terminé merendando las pequeñas tartitas que sobraron, pero esta vez acompañándolas con una rica infusión, que por supuesto, tampoco llevaba azúcar.

Ingredientes:

1 kg de membrillos
350 g harina todo uso
100 g mantequilla a temperatura ambiente
1 huevo
agua fría (de 4 a 8 cucharadas)
un pellizco de sal

para los membrillos:
- primero los lavamos, y después, como son muy duros, para que las rodajas sean fáciles de cortar sin que se nos rompan lo primero que haremos será partirlos a la mitad y cocerlos en agua hirviendo durante 5 ó 10 minutos (según su tamaño), hasta que estén blandos, pero sin llegar a estar cocidos del todo
- los dejamos escurrir y enfriar, y a continuación partimos cada mitad en dos, con los que tendremos los membrillos partidos en cuartos. Cogemos estos trozos y les quitamos la parte de las semillas, incluida una zona que rodea a las semillas y que tiene como unos granitos que son duros
- cortamos después esos cuartos en láminas lo más finas que podamos y los reservamos. Al estar cocidos ya no se nos van a poner feos por la oxidación
para la masa:
- mezclamos el huevo y la harina con la mitad de la mantequilla y la sal y mezclamos. Añadimos poco a poco el agua hasta conseguir que la masa quede manejable y no nos cueste amasarla, pero sin que quede demasiado blanda, no se tiene que pegar, sino que tiene que estar más bien tirando a durilla. El número de cucharadas de agua variará en función de la fuerza de la harina y de su grado de humedad.
- estiramos la masa con el rodillo, la tapamos con film o con papel de hornear y la dejamos en el frigorífico durante media hora
- pasado ese tiempo colocamos la masa en la encimera y sobre esta la mantequilla restante. Vamos a plegar varias veces la masa para hacer que sea un poco hojaldrada, pero sin tanto cuidado como cuando hacemos el hojaldre de verdad. Va a ser un hojaldre chapucero y rápido, pero igualmente exquisito. Plegamos la masa sobre la mantequilla y con el rodillo presionamos y estiramos. Aunque se salga un poco la mantequilla no importa, volvemos a plegar la masa en tres, igual que para el hojaldre la giramos 90º y volvemos a estirarla. Repetimos esto tantas veces como sea necesario para que al final la mantequilla quede integrada en la masa. Si a mitad de camino vemos que se vuelve difícil trabajar con ella porque la mantequilla está demasiado blanda, la metemos 5 ó 10 minutos en el congelador y después seguimos.
- cuando la masa esté lista la estiramos sobre la encimera hasta que quede de unos 3 mm de espesor. Podemos cortar la masa en porciones más pequeñas para que nos resulte más fácil. Una vez que tenemos la masa estirada, la colocamos sobre el papel de hornear y con un aro de 10 cm de diámetro recortamos las tartaletas.
- colocamos las rodajas de membrillo sobre la masa y las introducimos en el horno, precalentado a 200ºC durante unos 20 minutos. Finalmente las dejamos enfriar sobre una rejilla


Sugerencias y datos:

- también podéis usar hojaldre comprado, pero aseguraos de que está hecho con buenos ingredientes, como por ejemplo con mantequilla, y no con grasa vegetales
- si vuestros membrillos fueran muy grandes y al colocar las rodajas sobre las tartaletas se salieran de estas, también podéis cortarlas con forma rectangular y colocar las rodajas en fila una detrás de otra
- no hace falta pelar los membrillos, ya que tienen una piel tan fina que ni se nota, y que le va a aportar al nuestro postre fibra
- conviene cortar las tartaletas sobre el papel de hornear, porque si las cortamos sobre la encimera y después las colocamos en el papel, por el camino van a perder la forma redonda tan perfecta y van a quedar más feas
- si no lo podéis resistir, porque sois demasiado golosos, podéis también añadir por encima del membrillo un poco de azúcar, pero yo que soy muy muy golosa os aseguro que no es necesario
- por cierto, por si no lo sabíais, el membrillo estriñe
- si estáis interesados, en el blog Diabetes en la red, Ana comparte muchísima información sobre la diabetes
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...